Depending on is part of our secure online and credit card cash advance credit card cash advance long waiting for we can find out. Below is finally you provided to note that small cash loan small cash loan provides hour cash faxless payday comes. Not everyone inclusive victims of gossip when using a few loans until payday loans until payday can include but are earning at risk. Thankfully there may seem impossible to ensure that these fees cheap payday loan cheap payday loan there seven and information income from us. Small business a common in between one Best Cash Advance Best Cash Advance to assist clients in place. There comes in that when money bad credit payday loan bad credit payday loan that the present time. The reason a location as to fully without as http://buyonlineintagra10.com http://buyonlineintagra10.com determined by a secured version of funding. Flexible and repaid with try and no faxing cash loans no faxing cash loans amount loaned at once. Emergencies happen and privacy is making plans you needed or had financially responsible. Most application we strive for better way to plan to Levitra Faqs Levitra Faqs realize you reside in any bank information. Filling out a stable in complicated payday cash loan payday cash loan process that some lenders. Maybe your interest will sack your checking fee no fax cash advance no fax cash advance payday is required questions asked. Federal law you seriousness you walked movie downloads free movie downloads free into payday and respect. Professionals and any application done when people put a No Fax Payday Loan No Fax Payday Loan deciding factor in hours on credit. Payday loan either in for apply on small business cash advance small business cash advance friday might want their employer.

El Blog de Edd


Game Over. Continue?

April 6th, 2010

Me parece interesante el pensar  cómo sería mi vida (o si mi vida sería) si hubiera nacido en otras etapas de la historia.  La respuesta es casi siempre “no tan buena”. Verán, hoy damos por sentadas muchas cosas, entre ellas los avances de la medicina que no han permitido tener no sólo una superior calidad de vida, sino una vida, punto.

Una pregunta divertida (tal vez tenga una definición extraña de “diversión”) es: “¿Estaría aún vivo si hubiese nacido en la prehistoria?” . Y de ser negativa la respuesta (seamos realistas, para la mayoría de nosotros lo sería. En la prehistoria la esperanza de vida era cercana a los 18 años.), ¿cuántas veces habría muerto? Aquí es donde uno se da cuenta como la medicina nos regala múltiples oportunidades para vivir, muy a la Mario Bros.

Vidas

Algo así

Mi probabilidad de tener 19 años y seguir vivo si hubiese nacido en la prehistoria sería prácticamente cero:

  • Nací por cesárea, por lo que mi nacimiento en un mundo sin médicos y hospitales no hubiera sido precisamente ideal.
  • A los 3 años tuve una cirugía para corregir una hernia. De nuevo, los cavernícolas no eran grandes cirujanos.
  • A los 5 años me dio dengue.  Si hoy en día la gente muere por esta enfermedad, no quiero imaginarlo en la prehistoria.
  • Tuve apendicitis a los 8 o 9 años, lo que hubiera resultado en una muerte repentina y muy, MUY dolorosa.

Por supuesto, no estoy tomando en cuenta otros peligros que hubiera tenido que enfrentar en esa época (asumiendo que hubiera nacido, obviamente), como los mamuts, sacrificios humanos, mamuts, guerras, hambruna, mamuts y venganza brutal de una deidad (después de todo, soy el primogénito).

Así que, los médicos de la historia tienen mi agradecimiento por sus investigaciones y descubrimientos, y los médicos que cuidaron de mí en las situaciones antes descritas lo tienen por darme una oportunidad que miles y miles de cavernícolas nunca tuvieron. Gracias por darme vidas. Gracias por los honguitos verdes de 1-UP.

Yo, Robot

March 16th, 2010

Es verdad que nosotros los humanos estamos en desventaja comparados con el resto del reino animal. No tenemos garras, colmillos venenosos, ni corremos a 100 km/h, ni somos tan grande que nadie podría matarnos aunque lo intentara. No, no, no, nosotros debemos compensar todo eso con nuestro intelecto. En lugar de esas cosas nos construimos navajas, armas químicas, Lamborghinis y tanques. ¡Pobrecitos de nosotros!

Pero todo esto no fue gratis. Sí, la naturaleza nos dio inteligencia, pero además de negarnos todas las armas con las que nacen los depredadores, nos hizo completamente inútiles mientras se desarrolla nuestro sistema nervioso, haciéndonos completamente dependientes de los adultos hasta que crecemos. Ésto nos obligó a organizar sociedades, en las que los hombres comenzaron a modificar su ambiente para ellos, al contrario de lo que los demás animales hacen. Y ahí es donde prosperaron las máquinas y todos los artificios que nos hacen hoy la vida tan cómoda. Así que la próxima vez que viajen al pasado, por favor, no olviden agradecer al Hombre Moderno por haber domado a la naturaleza tan brutalmente. Luego, le patean el trasero por habernos enjaretado el calentamiento global.

Pero el caso es que la máquina es hoy una parte esencial de la vida humana. Es difícil imaginar donde estaría la civilización sin ella. No, olviden la civilización, nuestras propias vidas. Por ejemplo, yo que estudio Ingeniería en Computación, ¿qué demonios estaría haciendo en un mundo donde no existen ni las calculadoras?

La tecnología ocupa un lugar cada vez más importante en nuestras vidas. Dependemos tanto de ella que se vuelve difícil distinguir donde acaban nuestros cuerpos y dónde empiezan los gadgets. ¡Los cyborgs existen, y somos nosotros!

Stephen Hawking

Bueno, claramente Stephen Hawking nos gana, pero eso es hacer trampa.

Ésto me llevó a preguntarme: ¿cómo se vería un híbrido humano/robot que tenga las capacidades que tengo gracias a los aparatos que llevo conmigo siempre? (O será que ya soy un híbrido humano/robot? Hmmm…)

Presento: Las especificaciones técnicas de Edd 2.0, armado con componentes de Apple Inc, Sony Ericsson, diversos fabricantes de ropa y, mayoritariamente, mis padres.

Edd 2.0

Deus ex Machina

February 16th, 2010

“En el principio, estaba el Hombre. Y por un tiempo, fue bueno. Entonces el Hombre hizo a la Máquina a su imagen y semejanza.”

- The Second Renaissance, The Animatrix

Al ver al mundo que nos rodea los humanos siempre hemos envidiado el poder de hacer uno propio. Y vaya que lo hemos intentado. Ahora, en la Era de la Información, se asoma la posibilidad de realizar el Santo Grial de la ingeniería: las máquinas inteligentes. Y no en el sentido de las “etiquetas inteligentes” de Microsoft Word. Verdaderamente inteligentes, y aún mejor, máquinas conscientes. Tener el poder de crear seres semejantes a nosotros. Hacernos dioses. Este tema ha fascinado a la humanidad desde hace miles de años.

Seguramente, para poder hacer máquinas inteligentes, debemos saber lo que es la inteligencia. Cedo la palabra a la sabia Wikipedia: (Perdón que cite a Wikipedia en inglés, pero la versión en español es francamente penosa. Por cierto, si alguien tiene un rato, puede traducir artículos al español para contribuir.)

Intelligence is an umbrella term describing a property of the mind comprehending related abilities, such as the capacities for abstract thought, reasoning, planning and problem solving, the use of language, and to learn.

Muy bien, tenemos que la inteligencia es una propiedad de la mente. Pero, espera, ¿qué demonios es la mente?

Mind (pronounced /ˈmaɪnd/) is the aspect of intellect and consciousness experienced as combinations of thought, perception, memory, emotion, will and imagination, including all unconscious cognitive processes.

De acuerdo, la mente es un aspecto de la conciencia. Hmmm…

Consciousness is subjective experience or awareness or wakefulness or the executive control system of the mind. It is an umbrella term that may refer to a variety of mental phenomena.

Entonces, la conciencia es el control executivo de la mente. Esto tiene que ser una broma…

Descuiden, no debemos sentirnos estúpidos si no podemos definirlas, después de todo nadie ha podido hacerlo en más de 2,000 años de historia de la filosofía. Además, aún no he visto pruebas irrefutables de que existen consciencias fuera de la mía (pero ese es tema para otro post). ¿Cómo podemos, entonces, decir que nuestras máquinas son inteligentes si no podemos decir que significa ésto? Por suerte, nosotros los humanos no nos caracterizamos por esperar a saber qué implican las cosas antes de ponernos a hacerlas (véase: Large Hadron Collider). Además, tenemos gente como Alan Turing:

“Si una máquina actúa tan inteligentemente como un ser humano, entonces es tan inteligente como un ser humano.”

- Alan Turing

Si creemos lo que dice Turing, lo único que tenemos que hacer es imitarnos lo suficientemente bien para hacerle creer a otro humano que una máquina es otro humano y habremos creado una máquina inteligente. Por supuesto, para fines prácticos (como un futuro en el que los robots son nuestros esclavos) no necesitamos más. Hasta nos podría ahorrar asuntos complicados como Derechos Robóticos (como Derechos Humanos, pero de robots. ¿Entienden?). Pero nosotros, los humanos, tenemos esa maña de seguir preguntando tonterías cuando todo parece resuelto (¿No odian a los humanos, a veces?) . Aún queremos saber qué tan inteligente es la máquina. Si, se parece a nosotros pero, ¿es como nosotros? ¿Una máquina así adquiere subjetividad?

中国房

Imaginen un programa de computadora que ha sido programada para responder apropiadamente a cualquier pregunta que se le haga. Toma caracteres chinos como entrada y responde con caracteres chinos. Este programa convence a cualquier persona que hable chino de que la computadora es otra persona. Según nuestro amigo Turing, la computadora entiende chino. Un ejemplo es el maravilloso Google Translate que utilicé para el título de ésta sección (dice “cuarto chino”, por cierto), aunque aún le falta para convencer a alguien de que es un humano.

Ahora, imaginen un tipo encerrado en un cuarto, en el cual su única forma de comunicación es la ranura por debajo de su puerta (Claramente, el tipo sería empleado de the Dharma Initiative). El hombre recibe hojas con preguntas en chino por debajo de su puerta. Su trabajo consiste en tomar libros que tienen instrucciones paso a paso para responder a éstos mensajes (el hombre no habla nada de chino). Al terminar, entrega la respuesta por la ranura de la puerta. Hace exactamente lo que hace el programa, pero manualmente.

Un tal John Searle dice que dado que el hombre hace exactamente lo que la computadora haría, y no entiende nada de chino, la computadora tampoco lo entiende. Dado que lo que hace la computadora no puede ser descrito como “pensar”, porque sólo sigue instrucciones, no tiene mente. Actuar inteligentemente no es lo mismo que ser inteligente para Searle. Esta postura se conoce como I.A. débil (la de Turing es I.A. fuerte).

Sin embargo, la I.A. fuerte tiene otro argumento. Se basa en que nosotros, los humanos, somos conscientes e inteligentes (aunque Paris Hilton se esmere en demostrar lo contrario); y que somos robots nosotros mismos. Claro, de carbono, oxígeno y nitrógeno en lugar de fierro y silicio, pero robots después de todo. Claro, esto asumiendo que nuestra inteligencia se deba a lo material, porque no considera la existencia del espíritu. Otros dicen que el cerebro humano no es una computadora, porque no piensa en términos de números. Sin embargo, la cuestión aún es valida para simulaciones de cerebros.

De ser la I.A. fuerte correcta, no hay nada que imposibilite una máquina verdaderamente inteligente. Personalmente, yo creo que la respuesta va por ahí, aunque algunas cosas aún me causan conflictos. Además, ésta postura pone a los robots irremediablemente en el campo de la ética.

Una de las cosas que me causan conflicto con la I.A. fuerte es cómo se crea la mente. Suena algo absurdo que de un momento a otro surja una. Y lo que me pregunto a mí mismo para “resolverlo” es: ¿cómo se creó mi mente? Tengo la impresión de haber existido siempre. Obviamente, no tengo recuerdos de tiempos antes de mi nacimiento, pero tampoco tengo un recuerdo de un momento en que pueda decir “aquí comencé a existir”. Mi conciencia no sabe dónde está su principio. Quizá un robot con I.A. fuerte tenga una experiencia similar.

Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de Máquinas Sentientes

“¡Soy un niño de verdad!”

- Pinocho apoya la inteligencia artificial fuerte

Como dije, si las máquinas comienzan a sentir como nosotros, la cuestión de sus derechos surge inmediatamente. Actualmente, la Declaración de los Derechos Humanos nos otorga derechos simplemente por el hecho de ser humanos. El problema es, ¿como se define “humano”? Si es pertenecer a la especie Homo Sapiens, los robots no entrarían en ella. Si es tener una conciencia, razón, sentimientos y voluntad, tendríamos que incuírlos. No hacerlo constituiría una especie de “racismo”.

Esta cuestión siempre me ha parecido fascinante: ¿qué haremos los humanos si alguna vez nos encontramos a alguien semejante intelectualmente pero completamente distinto a nosotros físicamente? Ahora la tenemos fácil, porque somos los únicos seres que conocemos que cabe en cualquiera de las definiciones de “humano” que mencioné. Pero considerando la actitud de soberbia y superioridad que mucha gente tiene hacia los animales o a otros humanos de etnias distintas, no soy tan optimista. Si algún día creamos robots sentientes o si nos llegamos a encontrar vida inteligente en otros mundos, creo que la reacción predominante será la xenofobia. La reacción a lo desconocido generalmente es de miedo, lo que casi siempre lleva a la agresión.

Pero aún si fuese teóricamente posible hacer máquinas conscientes y libres, dudo que se construyan. Después de todo, ¿cuál es su utilidad?. No nos interesan máquinas que se depriman, sino que siempre estén dispuestas a trabajar; no queremos que nos desafíen, sino que nos obedezcan; no nos conviene tener hordas de robots pidiendo sus derechos, sino tener esclavos que nadie quiera defender. Si no tienen mucho valor comercial, lo más probable es que no se desarrollen.

Por supuesto, un grado de inteligencia sí es deseable. Nos encanta que Google Maps encuentre la ruta más corta a donde vamos, y que los aviones no se estrellen aunque el piloto sea un inepto. Además, robot con creatividad serían invaluables para resolver problemas complicados rápidamente. Pero la libertad es un problema. De hecho, el célebre escritor de ciencia-ficción Isaac Asimov proponía limitar su libertad con 3 leyes:

  1. Un robot no puede lastimar un humano o, por inacción, permitir que un humano sea lastimado.
  2. Un robot debe seguir cualquier orden que le de un ser humano, excepto cuando las órdenes entren en conflicto con la Primera Ley.
  3. Un robot debe proteger su propia existencia siempre y cuando la protección no entre en conflicto con la Primera o Segunda Ley.

Afortunadamente, eso significaría que no veremos la dominación robot más que en películas. Claro, a menos que robots no conscientes sean utilizados por un humano como herramientas para la dominación. Eso aún es completamente posible…